Eric Fco. Díaz Serrano. Tipilambi. El Mago y Scámpolo

Es este un detalle del cuento "La ultima noche
en la Feria de Tipilambi" del libro Tipilambi.
Son dos los protagonistas: el Mago y Scámpolo,
juntos al filo de la media noche, la víspera del día
en que el joven Scámpolo cumplirá su mayoria de edad.

...hasta ese día en que,
sin saber cómo ni por qué, se encontró
en medio de una algarabía con magos,
carpas de circo, juegos de azar
y mecánicos, puestos de comida y bebidas,
algodón de azúcar, luces que subían
o bajaban y todo a su alrededor
dando vueltas y, el mismo,
dando vueltas dentro de sí mismo,
sin saber si iba o venía.

¿ Para dónde... voy o vengo ? -musitó-
Luego escuchó una voz de altoparlante:
"Sé en tus obras como eres
en tus pensamientos...Pasen,
pasen amigos... el mago les leerá
el presente, pasado y porvenir.
La clarividencia del mago les mostrará
el camino, una consulta con él
y se aliviarán todos sus problemas...
venga al secreto de la vida. Hoy es
la última noche en la feria
de Tipilambi... Ya nos vamos".
Ahora el parlante seguía repitiendo
casi lo mismo, pero esta vez Scámpolo
lo escuchó como por encima de su cabeza,
asida su mano al paral de entrada
a la tienda... Adelante -dijo un anciano
que tenía sobre su cabeza
un capuchón negro con una luna
en menguante y una estrella plateada-
Adelante-repitió.

-¿ Es verdad que usted puede decirme
quién soy, de dónde vengo
y Para dónde voy ?
El anciano sonrió. Era fácil
observar que el prospecto de cliente
que tenía a la vista no le reportaría
ni una sola ganancia más a su bolsa;
pero la forma ingenua en que Scámpolo
musitó sus preguntas, le hizo
comprender que el recién llegado
necesitaba un poco de ayuda
proveniente de cualquier parte,
y le pareció que no mucha.
En su apariencia se veía un muchacho
sano y no mal vestido. Le fue fácil
entrever en la tenue claridad
de la mirada, que se trataba de un
jovenzuelo confuso. Se quitó el
capuchón y le dijo:
-Pasá. Sentate; yo no ando buscando
un hijo pero parece que vos necesitás
un patrón páter, y creo poder hacer
ese papel por diez minutos.
Scámpolo se sentó, y apenas lo hizo,
el mago -que ahora era
más anciano que mago-
le espetó: Vamos, decime un número:
ya, el primero que se te ocurra.
Uno-contestó Scámpolo-
-Muy bien... Muy bien, me parece que sos
basante inteligente, haz pensado en
un número y precisamente el uno.
¿ Sabés qué es el uno ?- le preguntó
el anciano con cara benevolente.
Scámpolo hizo una mueca y levantó
los hombros comunicando: ¿ Qué se yo ?
Ese uno sos vos-dijo el anciano-
¿ Que yo soy ese uno ?-preguntó Scámpolo
saliendo de su especie de drogadicción-.
Sí, vos sos uno de los tantos que andan
por la vida sin saber que andan haciendo,
ni de dónde vienen ni para dónde van.
-Sí, es cierto, yo soy uno de esos-.
Pero antes de llegar hasta aquí
vos eras nada y ahora sos uno, ¿ cierto ?
Cierto -contestó Scámpolo-
-Bien, entonces no te importe quién fuiste
porque eras nada, mas ahora,
debe importante quién sos,
porque ahora sos uno...Igual que yo;
yo también soy uno -Scámpolo sonrió-
y cuando uno es uno - continuó diciendo
el anciano- puede valer por dos
y hasta por más, pero lo importante
siempre es: ser uno. Scámpolo estaba
ahora relajado y su mirada ya no era
tenue, sino clara. ¿ Tenés hambre ?
-En vedad no había pensado
si tenía o no hambre, pero ante la pregunta
sintió como si una "U" se hubiese
manifestado un poco dentro y arriba
del ombligo- sin esperar respuesta
el anciano continuó- para ser uno
y sentirse uno, es necesario tener
el estómago lleno, pero nunca,
muy lleno. ¿ Tenés plata ? Scámpolo
se tocó las bolsas... Tengo lo suficiente
como para comer algo. -¿ Trabajás ?
-Hace días que no... en realidad
no sé qué he estado haciendo.
-Para ser uno es necesario trabajar,
es la única forma de llegar
a ser dos o más -diciendo esto el
anciano se volvió a poner su gorro
de luna y estrella plateadas - pero
lo importante es seguir siempre
siendo uno. Acto seguido el mago
movió una esfera de alambre
en la que brincaron docenas de bolas
blancas que parecían huevos
de tortuga inflados. La impulsó una vez
más con la mano en la que tenía
un anillo grande y resplandeciente.

Detuvo la esfera y sacó de ella
una bola blanca en la que había
un número que, sin verlo, mostró
a Scámpolo: ¿ Qué número hay en la bola ?
- Trescientos setenta y nueve.
dijo Scámpolo. ¿ Decime cuáles
son los números que ves ?
- El tres, el siete y el nueve.
-¿ Sabés sumar ? ¿ Cuánto suma
tres, siete y nueve ?
Diecinueve -agregó Scámpolo-.
Con que diecinueve ¿ eh ?
Uno y nueve... ¿ Y cuánto es
uno más nueve ? Dime... Diez
-repuso Scámpolo- Bien... Hace
diez minutos venías de la nada
y ahora sos uno, mas el cero
que dejaste atrás, la rueda
de los números te lo ha puesto por delante
y en eso tenés que entender, que
costoso es el saber que comprás
con la experiencia, pero es aún más costoso
el que te falta por comprar. ¿ Cuánto
suma uno más cero ? Decime pronto,
porque diez son los minutos que han pasado
y eran diez los minutos que te podía
dedicar -dijo el anciano sonriente,
ocultando la bola entre su mano y
mostrándole el dedo índice hacia
arriba. Uno -musitó Scámpolo
casi embebido- y de inmediato, el mago
-como si la bola se hubiese transformado-,
sacó un boleto y dándoselo dijo:

Está por caer la última noche en Tipilambi.
En la tienda del teatro la última función
recién empieza... Adiós.

Recuperado de su abstracción, Scámpolo
le miró sonriente. Le parecía
sumamente extraño que en un mago
de feria pudiese haber tanto saber.
El anciano pareció adivinar lo que pensaba
y le dijo: No creás, eso te parece ahora,
pero en verdad yo sólo sé contar hasta diez.
Mas uno, con ese simple saber puede
tomar escudo y avanzar con paso decidido
a favor del viento o contra todos
los vientos. La alegría se alberga
en la templanza de uno.
La felicidad no es algo que se alcanza,
simplemente la vive uno. Acto seguido
el anciano continuó hablando, pero ahora
su voz de nuevo volvió a escucharse
en el parlante: No busque en otros lo que
está en usted... Ni en usted lo que está
en otros... Pase, pasen, es hoy la ûltima
noche en la feria de Tipilambi... Desestime
el "qué dirán"... Venga y el mago les dirá
el presente, pasado y provenir...
Una consulta con él y se aliviarán
todos sus problemas... Adiós

Tipilambi



Análisis del "Scampolo y El mago".
Visto por Luis Alonso Guilá Alpízar
Universidad Internacional de las Américas
San José, Costa Rica -
luisalonsoguilaalpizar275@gmail.com
Tipilambi, Detalle del Capítulo Primero

1. Tiempo:

Sincrónico

2. Espacio:
Virtual

3. Tema Principal:
Scámpolo y su afirmación de identidad.

4. Subtemas:
Competencia de la sociedad, “buscando prestigio, poder o apoyo humano”, cooperación, humanismo
Dependencia
Publicidad Social
Sufrimientos emocionales
Envidia
Compromisos económicos
Personalidad
Desesperación
Tristeza
Pena y temor de sus congéneres por no casarse
Tendencia sobreprotectora de las madres
Convivencia y proximidad de los padres
Apadrinarse con alguien (Buscar buena sombra)
Centros médicos mostraban desequilibrios en los organismos de las personas
Conflictos psíquicos
Superstición
“Pasmo” o humedad que entra por los pies
Se evitaba el agua en un sin número de circunstancias
Punzadas de hígado
Dolor de cerebro
No comer frutas en horas de la tarde
Las mujeres no debían bañarse en período menstrual y ninguna persona en viernes santo
La feria
Clarividencia
Juego de números 1, 379

5. Personajes

Principales:
Scámpolo, y el Mago

Secundarios:
La sociedad, uno de sus compañeros de estudio, profesor, muchachas, magos.

Héroes:
El mago

Antihéroes:
Sociedad

Simbólico:
Mago convirtiéndose en anciano y figura páter
El niño se ubica, ¿Será que muchos de nosotros estamos desubicados y no sabemos para dónde vamos?
La escogencia del número 1 y la ubicación de Scámpolo en el mundo

Sígnico:
Mago con el sombrero y éste con una media luna
La feria podría ser un signo dentro de la sociedad

6. Códigos Sociales:

Moda: pluricultural de los últimos 50 años

Lenguaje Verbal:
...Pasen,
pasen amigos...
Hoy es la última noche en la feria
de Tipilambi... Ya nos vamos".

... Adelante -dijo un anciano
Pasá. Sentate
Decime un número:
. ¿ Tenés hambre ?
Decime pronto
Dándoselo dijo:

Reglas de cortesía:
... Adelante –
-Pasá. Sentate
¿ Tenés hambre ?
¿ Tenés plata ?
-¿ Trabajás ?

Transformado-,
sacó un boleto y dándoselo dijo:

Está por caer la última noche en Tipilambi.
En la tienda del teatro la última función
recién empieza... Adiós.
Pase, pasen, es hoy la ûltima
noche en la feria de Tipilambi...

Rituales:
No comer frutas en horas de la tarde
Las mujeres no debían bañarse en período menstrual
Ninguna persona en Viernes Santo
El saber de los mayores por haber vivido más tiempo

Protocolo:
...Pasen,
pasen amigos... el mago les leerá
el presente, pasado y porvenir.
La clarividencia del mago les mostrará
el camino, una consulta con él
y se aliviarán todos sus problemas...
venga al secreto de la vida. Hoy es
la última noche en la feria
de Tipilambi... Ya nos vamos".

No busque en otros lo que
está en usted... Ni en usted lo que está
en otros... Pase, pasen, es hoy la ûltima
noche en la feria de Tipilambi... Desestime
el "qué dirán"... Venga y el mago les dirá
el presente, pasado y provenir...
Una consulta con él y se aliviarán
todos sus problemas... Adiós

Lenguaje facial y lenguaje gestual:
Facial:
El anciano sonrió
Claridad de la mirada de Scámpolo
Confuso
Mueca
Scámpolo sonrió
Scámpolo extrañado
El anciano pareció adivinar lo que pensaba
Mirada clara

Gestual:
Mano al paral de entrada a la tienda
Levantó los hombros
Relajado
Scámpolo sintió como si una “U” se hubiese manifestado un poco dentro y arriba del ombligo
Scámpolo se tocó las bolsas
El anciano se pone el gorro
El mago movió una esfera de alambre
El mago oculta su bola en la mano y muestra su dedo índice hacia arriba y le da un boleto a Scámpolo para la función
7. Elementos culturales e interculturales

Culturales:
Apadrinarse
Competencia

Interculturales:
Anillo grande y resplandeciente
Gorro de luna y estrellas plateadas

8. Uso del color
En la lectura se puede encontrar el momento en que Scámpolo se encuentra en la feria con las carpas de circo, luces, un mago con un gorro de luna y estrellas plateadas que nos ambienta a un lugar oscuro. Otras luces dan iluminación que ambientan este tipo de actividades al aire libre.

“Está por caer la última noche en Tipilambi.
En la tienda del teatro la última función
recién empieza... Adiós”.

“En medio de una algarabía con magos,
carpas de circo, juegos de azar
y mecánicos, puestos de comida y bebidas,
algodón de azúcar, luces que subían
o bajaban y todo a su alrededor
dando vueltas y, el mismo,
dando vueltas dentro de sí mismo,
sin saber si iba o venía”.

9. Uso del sonido y el silencio

Silencio:
Scámpolo hizo una mueca y levantó
los hombros comunicando: ¿ Qué se yo ?

Le parecía
sumamente extraño que en un mago de feria pudiese haber tanto saber. Sonido:
“¿ Para dónde... voy o vengo ? -musitó-
Luego escuchó una voz de altoparlante:
"Sé en tus obras como eres
en tus pensamientos...Pasen,
pasen amigos... el mago les leerá
el presente, pasado y porvenir.
La clarividencia del mago les mostrará
el camino, una consulta con él
y se aliviarán todos sus problemas...
venga al secreto de la vida. Hoy es
la última noche en la feria
de Tipilambi... Ya nos vamos".”

“Pase, pasen, es hoy la ûltima
noche en la feria de Tipilambi... Desestime
el "qué dirán"... Venga y el mago les dirá
el presente, pasado y provenir...
Una consulta con él y se aliviarán
todos sus problemas...”

10. Códigos estéticos y polisémicos

Polisémicos:
Feria

Estéticos:
Carpas de circo
Algarabía con magos
Juegos de azar y mecánicos
Puestos de comida y bebidas

Algodón de azúcar
Luces que subían o bajaban

11. Códigos lógicos
Parece que vos necesitás
un patrón páter, y creo poder hacer
ese papel por diez minutos.
Vamos, decime un número:
ya, el primero que se te ocurra.
Uno-contestó Scámpolo-

- Trescientos setenta y nueve.
dijo Scámpolo. ¿ Decime cuáles
son los números que ves ?
- El tres, el siete y el nueve.
-¿ Sabés sumar ? ¿ Cuánto suma
tres, siete y nueve ?
Diecinueve -agregó Scámpolo-.
Con que diecinueve ¿ eh ?
Uno y nueve... ¿ Y cuánto es
uno más nueve ? Dime... Diez
-reuso Scámpolo- Bien... Hace
diez minutos venías de la nada
y ahora sos uno, mas el cero
que dejaste atrás, la rueda
de los números te lo ha puesto por delante
y en eso tenés que entender,que
costoso es el saber que comprás
con la experiencia, pero es aún más costoso
el que te falta por comprar.
¿ Cuánto suma uno más cero ? Decime pronto,
porque diez son los minutos que han pasado
y eran diez los minutos que te podía dedicar –

12. Recursos Retóricos:
Aunque verdaderamente lo que
les interesaba como causa
era su propio bienestar,
pretendiendo hacer creer
que en su magnificencia residía
el bien común.

El constatarse de esta realidad
le generó angustia e inseguridad

Cuando a uno de sus
compañeros de estudio (que procedía
de otro ambiente) le era afrentoso
solicitar o dar ayuda a algún
compañero durante un examen,
mientras que los otros
(los que procedían de su mismo medio),
se sentían profundamente lastimados
y resentidos si no eran ayudados
en el fraude de "copiar" - a hurtadillas
mientras el profesor daba la espalda-
o pedir que les "soplaran"
mediante susurro, la contestación
a una pregunta.

Era como un deseo
"para no quedarse atrás",
producto de una debilidad
sicológica cuyo único interés
era llamar la atención.

Adquirían compromisos económicos
muchísimo más allá de la capacidad
de cada quien,
dedicándose casi exclusivamente
a adquirir cosas y ejecutar actos
que les dieran renombre social y,
así, descuidaban el fortalecimiento
de la personalidad.

En las rimbombantes fiestas
de celebraciones de cumpleaños
-amén de otras porque para
un "vacilón" cualquier momento
es bueno

Las que tenían novio
compensaban su propia inferioridad
con una especie de euforia
cuando veían llegar
el novio a la casa.

"Apadrinarse" con alguien (buscar
buena sombra según afirmaban).
Era tna generalizado este vicio
social que la creencia popular decía:
sin apoyarse en alguien no se logra nada.

De ahí que existían enfermedades
clásicas como la que llamaban
"pasmo" que, según ellos, era
producido por el enfriamiento del cuerpo
y sobre todo de los pies a causa
de la humedad, por lo que evitaban
el agua en un sinnúmero de circunstancias,
y cuando tenían que usarla, les causaba
conflicto emocional por tener que
ejecutar algo que consideraban
lesivo a su salud.

Le produjeron choques
que le llevaron y le trajeron dentro
un símil de drogadicción.

El mismo,
dando vueltas dentro de sí mismo,
sin saber si iba o venía.

"Sé en tus obras como eres
en tus pensamientos...

La clarividencia del mago les mostrará
el camino, una consulta con él
y se aliviarán todos sus problemas...

Era fácil
observar que el prospecto de cliente
que tenía a la vista no le reportaría
ni una sola ganancia más a su bolsa.

Haz pensado en
un número y precisamente el uno.
¿ Sabés qué es el uno ?- le preguntó
el anciano con cara benevolente.
Scámpolo hizo una mueca y levantó
los hombros comunicando: ¿ Qué se yo ?
Ese uno sos vos-dijo el anciano-

Debe importante quién sos,
porque ahora sos uno...Igual que yo

Y cuando uno es uno - continuó diciendo
el anciano- puede valer por dos.

Sintió como si una "U" se hubiese
manifestado un poco dentro y arriba
del ombligo-

Acto seguido el mago
movió una esfera de alambre
en la que brincaron docenas de bolas
blancas que parecían huevos
de tortuga inflados.

Hace diez minutos venías de la nada
y ahora sos uno, mas el cero
que dejaste atrás, la rueda
de los números te lo ha puesto por delante
y en eso tenés que entender,que
costoso es el saber que comprás
con la experiencia, pero es aún más costoso
el que te falta por comprar.

13. Valores y Antivalores:
Valores:
Ayudar a otra persona
Ubicar a la persona
Mostrar un sentido lógico a la vida
Apoyo Humano
Humanismo
Cooperación
"Sé en tus obras como eres
en tus pensamientos...
Trabajo
Lo costoso de encontrar el conocimiento
Avanzar con paso decidido
La felicidad no se alcanza simplemente la vive uno
Desestimar el qué dirán

Antivalores:
Sociedad en la cual, el aspecto competitivo era el de superar a los demás, buscando prestigio, poder o apoyo humano.
Indiferencia
Buscar el propio bienestar y no un bien común
Angustia
Hipersensibilidad
Incapacidad
Irresponsabilidad
Parasitismo
Clara dependencia en el afecto, opinión y ayuda ajena
Llamar la atención
Fraude de copiar
Adquirir compromisos más allá de la capacidad de cada quien
Renombre social
Gastaban en lujos con desplantes de dinero
Desesperación y tristeza por falta de novio de algunas muchachas
Sentir inferioridad
Un aparente ambiente de paz y armonía
Hipocresía

La historia contada bajo la historia
La historia nos empuja a someternos a lo que dicen otros, creer sus supersticiones, cuentos, tradiciones, leyendas, pero nosotros somos uno en el mundo.
Les contaré la novela desde lo que entiendo, percibo y afirmo, que es cuento que no es cuento como digo de forma cuerda y no cuerda, entre mis supersticiones y anhelos, quehaceres, ritos y mitos. El cuento de un niño de muy corta edad tal vez como nosotros o más pequeño , distanciado o perdido en un mundo desolado y apartado de lo que era la realidad.
Vivía en un sitio lleno de fantasías, cuentos que no son cuento o parte de una realidad confusa donde todo se forma y transforma con el porvenir de los años, tiempos que se agotan, tiempos que se van, tiempos que corren, tiempos que se van.
Pueda que sea algo realmente lejano o muy cercano a nuestra verdad, no sé si construye o no pero es la realidad.
Era tiempo de recuerdos, leyendas, mitos, ritos que cabían si se quería en un sueño o algo irreal, creo que incluso se sentía tan desolado que empezó a caminar en un tiempo sin final , no sé si será un personaje como Alicia en su mundo desigual, entre gatos, doncellas y no sé qué más.
Pero estaba desolado vean que final, hasta que llegó a una feria, con carpas de circo, ritmo y carnaval, con luces fuertes, todo un festival.
Llamaba un mago con voz tenue por un parlante con su traje azul o dorado, tal vez verde, cansado por su largo caminar , de aldea en aldea hasta ese lugar, con un gorro azul o rayado con una luna menguante en el centro y una estrella nada más.
Un viejo sabio no sabría decir pero era una especie de caminante solitario creo poder afirmar, siguiendo un sendero con sonido de fiesta un mundo y no una siesta, venía de muy lejos como sus antepasados tal vez nómadas pero ahora viejos gitanos de lugares de Europa como Marruecos, España u otros sitios en los cuales se albergaron distintas culturas y épocas de moros, de cruzadas de épocas viejas o nuevas y legados profundos.

Expresaba este hombre un gran corazón y llego Scámpolo un niño de escasos 17 años rumbo a 18 perdido en su universo, en su comportamiento, en idas y venidas, ritos de sus padres, abuelos, ancianos de una época quizás lejana, quizás no, con frases de guerra y paz, con sus supersticiones y un solo compás, un mundo de “peace and love”, un mundo de flores en el pelo, pero también de supersticiones y dolores de cerebro según decía esta historia que pienso guardar en la memoria como algo que debe uno de acordarse como un algo y no debe de olvidarse para evitar un vacío o un alto contraste .
Este Mago de sonrisa clara pensó en ayudar al protagonista de la historia y comenzó a llamar por el alto parlante en un sitio oscuro y escandaloso en un sitio creo no muy tenebroso, con trucos de magia y carpas de circo.
Scámpolo quiso entrar a ese lugar para ver si alguien le podía mostrar la realidad de algo natural ¿de dónde viene?, ¿a dónde va? y ¿hacia dónde se dirigirá?, el mago que no era tonto ya sabía lo que pasaba y sin siquiera revisar su bolsa aceptó ayudar al chicuelo con mirada turbia y se la convirtió en clara, bajándole una estrella que borra la huella de lo que pasa, sin principio, ni final, ni a dónde se dirigirá.
Le muestra este personaje una clara realidad su posición en el mundo, su destino y su final. Scámpolo al ver la realidad cambia su modo de englobar lo que ocurre y ocurrirá y su vista es clara, no turbia. ¿Cuántos de nosotros pasaremos por esta realidad sin saber la realidad?, como dice el dicho “donde va Vicente va toda la gente “.
Este cuento que no es cuento muestra una realidad, una sombría y turbia cuesta en la cual todo cuesta y todo tiene su final, con sus culturas como apadrinamiento, competencia, soberbia, valores, antivalores, ahora “todo pasa y todo queda pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar” como dice Serrat en Cantares una canción particular en la cual lo que queda es un legado y no una simple realidad.
Creo la historia jamás contada es la que construimos con nuestro pasar en esta vida, hay solo una no otra, no desperdiciemos lo que podemos realizar o alcanzar para demostrarnos nuestra capacidad ya que los cuentos que no son cuento o una simple realidad es lo que nos tocará pasar de nuestros hijos a nietos, no dejemos las tradiciones atrás porque son icono en nuestra realidad. Scámpolo y El Mago; visto por Luis Alonso Guilá Alpízar - Universidad Internacional de las Américas, San José, Costa Rica - luisalonsoguilaalpizar275@gmail.com

El libro Tipilambi de Eric Díaz Serrano describe el desenvolvimiento intelectual del individuo entre el saber popular y el conocimiento científico. En su trama mágico-matemática muestra la comunicación como ciencia; de como las verdades de hecho se transmiten según valores y creencias circunstanciales, mientras que las verdades de razón son transmitidas mediante el conocimiento científico, en la praxis, lo que permite el cambio de actitudes de los individuos en los conglomerados sociales.

Tipilambi ofrece una perspectiva enriquecida con información genuina sobre la diversidad geográfica, biológica, histórica y étnica de Costa Rica para ubicarnos en esta masa continental que emergió de los mares, la llegada de los primeros pobladores y colonizadores con el desarrollo de esta nación. Tipilambi nos da la semblanza de que lo vivido es el camino hacia el reencuentro con la magna grecia más allá del planeta, en el espacio exterior, siguiendo la senda para alcanzar al Voyageur y, aún más... pues en el útimo capítulo le encuentra y adelanta.

Vale hacer notar que en la investigación para desarrollar su personaje Millennia, llevó al autor a escribir otro libro con el nombre de Evasiva Verdad; filosofía que enuncia nueve pasos naturales que se dan en el ejercio de una producción cualquiera que ésta sea. Así también, la investigación para el desarrollo de su personaje Printemps, sirvió para escribir otro de sus libros; Comunicación Comercial, en donde interrelaciona los temas de Negociación, Venta, Locución con el Desarrollo Profesional e Individual. Cabe destacar también que el Capítulo Cuatro de Tipilambi, fue la base fundamental de su trabajo como productor y director de su afamada serie de televisión Costa Rica es Así y de la Revista del mismo nombre editada en español, francés e inglés entre los años 1977 y 1992. Todo este marial es gratuito al lector desde el año 1995 en su sitio lectorias.com orientado a la Docencia Corporativa.


Tipilambi
Capítulo I
Capítulo II
Capítulo III
Capítulo IV
Capítulo V

Acceso al Libro



Costa Rica es así



Evasiva Verdad



Comunicación Comercial



Voyageur


Lectorías
lectorias covers communication and educational materials produced by Eric Fco. Díaz Serrano. Correspond to two print indexes: Resources in Commnunication and Edutation; and Current Index students and Information.
ERIC FCO. DIAZ PRODUCE covering a broad spectrum of educationals subjects. These include free adult and vocational education, counseling, educational managements, languajes and reading and communication skills.

ericdiaz@lectorias.com

<<< Depando al voyageur, con los niños en viaje interestelar para alcanzar al voyageur, en ruta existen reminiscencias de la Magna Grecia

Más Lectorías